El modelo económico argentino en la mira del FMI


Política y gobierno

Adías de la Asamblea de Primavera, el Fondo Monetario Internacional publicó su informe semestral sobre las perspectivas de la economía mundial con duras críticas a la economía argentina.

El informe pronostica un descenso de casi medio punto para la región latinoamericana y un escenario turbulento para las economías emergentes. Esto se debe, principalmente, a la moderación del crecimiento chino y a la baja en el precio de las materias primas.

Se estimó que el crecimiento de la actividad global fue de un 3 por ciento para el año 2013, pronosticándose un ascenso del 3,6 a 3,9 para el 2015. El organismo atribuyó dicho pronóstico  a la mejora económica en los países centrales. “Los principales factores detrás de ese cambio son la aplicación de políticas fiscales menos restrictivas y la decisión de mantener condiciones monetarias sumamente acomodaticias. El crecimiento más fuerte se registrará en Estados Unidos y rondará el 2,75 por ciento”

Caso argentino

El informe de FMI resultó poco favorable para Argentina, dado que a pesar de que se establece un pronóstico de crecimiento de un 0,5 para el presente año y de un 1,0 para el 2015, se continúa catalogando al país como “poco confiable” para acceder a financiamiento externo producto del manejo que ejerce el Gobierno Nacional sobre la economía.

Las críticas se centraron en las políticas de impulso de la demanda con el aparejado aumento del Gasto Público, como también en las políticas sobre controles de precios y tipo de cambio. A pesar que se reconoce que se han registrado “ajustes en los tipos de cambio y se elevaron las tasas de interés”, el análisis final determina que se necesitan “modificaciones más importantes” para evitar “un ajuste desordenado”.

El FMI continúa proponiendo para la recuperación de la confianza, la contracción del gasto público, teniendo como principal objetivo una  reducción de la participación del Estado en los asuntos económicos.

Declaraciones Oficiales

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, criticó el informe del FMI, haciendo alusión al sesgo ideológico que utiliza, señalando que las predicciones que hacen nunca se producen y promueven los informes más optimistas que nunca se ejecutan. Añadiendo, que “sus recomendaciones, han generado la peor crisis productiva, económica, financiera, social y fiscal de la historia de la República Argentina”.

Se destacó que el gobierno continuará con la misma política de alejamiento al FMI, dado que dicha posición le permitió que las recetas del organismo no tengan efecto en la política interna. Aclarando a su vez, que no se  le debe ni un dólar, y que el papel del Fondo debería limitarse a salvaguardar el proceso de restructuración voluntaria de la deuda respetando la soberanía del país.

Para acceder al informe completo, click aquí.

NOTAS RELACIONADAS