30 productos son los representativos de las exportaciones argentinas


Competitividad y Desarrollo Local

El Monitor de Exportaciones de IREAL presenta una medición de 17 economías regionales (cadenas de producción relacionadas al trabajo de la tierra y los recursos naturales) de la Argentina entre el año 2007 y 2017. Para ello se analiza una selección de los 30 productos más representativos en las exportaciones de los años comprendidos.

Del análisis de los datos obtenidos se plantea una relativa igualdad en las cantidades exportadas (índice ICR) entre el año 2007 y 2017. Produciéndose un aumento en el volumen exportado en el año 2016 que puede explicarse por las buenas expectativas que acarreó el cambio de gobierno, para luego producirse una caída en el 2017.

Por otro lado, el Índice de Precios (IPR) creció desde 2007 a 2011 para luego estancarse. Al ser comparado con el Índice de Cantidades (ICR) explica como en los periodos donde las exportaciones aumentaron (2007 a 2011) se deben casi completamente a un aumento del valor de los productos y no a un incremento sostenido de las cantidades producidas.

El informe destaca que, a lo lago de los 11 años medidos, solo 4 cadenas han concentrado la mitad del valor exportado, ellas son la cadena vitícola (18%), cadena del maní (13%), cadena de cítricos (12%) y por último la cadena forestoindustrial (9%). Esto resalta un problema estructural de las economías regionales: el estudio señala que solo 30 productos representan un 80% de las exportaciones, de un total de 500 posiciones arancelarias, siendo un tema pendiente la diversificación de la producción.

En cuanto a las exportaciones de las ER encontramos situaciones dispares dentro de las 30 producciones: productos que crecieron en volúmenes y precios (como el maní y el garbanzo), productos que se mantuvieron estables en sus exportaciones y precios (las aceitunas) y productos que cayeron en volumen pero no en precio (arándanos, porotos negros, aceite de maní, etc.).

Otras falencias estructurales detectadas en las ER bajo análisis son, según el informe, el tipo de cambio (bajo para el sector), los elevados costos logísticos, fuertes presiones impositivas y rigidez laboral (incompatible con producciones regionales de carácter estacional). También es importante mencionar la dificultad del acceso a préstamos, en especial a medianos productores, así como un retraso tecnológico y una alta vulnerabilidad respecto a eventos climáticos nocivos para las producciones.

Finalmente, destaca la primacía como socio comercial de Brasil y el Mercosur ampliado lo que refleja la dependencia de pocos mercados para ubicar sus productos. La desventaja para estas producciones es una alta dependencia del nivel de actividad de sus socios para sostener sus ventas.

Lee el informe completo de IERAL aquí

NOTAS RELACIONADAS