Radiografía de un Ecosistema Emprendedor. Caso Córdoba


Competitividad y Desarrollo Local

Cristián Savid

Estudiante avanzado de Relaciones Internacionales en la Universidad Siglo 21. Asistente de proyectos en la Fundación CEIC.

El Ecosistema Emprendedor es “el conjunto de actores, factores y relaciones que se conjugan en un territorio determinado y que influyen en su grado de fertilidad y dinamismo empresarial. Ya sea desde un punto de vista evolutivo o tipos de trayectoria, los ecosistemas admiten la existencia de patrones y dinámicas diversas”, así lo definió en la revista Insider, la Agencia Córdoba Innovar y Emprender.

Según el “Expert Ratings of the National Entrepreneurial Framework 2017-2018” del Monitor Global de Emprendedores, que mide distintos factores entre 54 países del globo para hacer un diagnóstico del marco nacional para los emprendedores, Argentina se posiciona entre los últimos puestos en “Infraestructura física” y “Política fiscal y burocracia”, sin embargo, se encuentra en el tercer puesto cuando se trata de “Políticas de gobierno en apoyo y relevamiento”, y también se destaca en el doceavo puesto en cuanto a “Educación emprendedora en niveles de educación superior”.

Fuente: Monitor Global de Emprendedores “Expert Ratings of the National Entrepreneurial Framework 2017-2018”
Fuente: Monitor Global de Emprendedores “Expert Ratings of the National Entrepreneurial Framework 2017-2018”

En relación a esto, Córdoba parece aportar uno de los climas más adecuados del país para generar la sinergia y el dinamismo necesario entre todos estos actores y factores, convirtiéndose en tierra fértil para el desarrollo emprendedor.

Ahora cabría preguntarnos ¿Quiénes son los actores que forman parte del Ecosistema Emprendedor en Córdoba?

Por un lado, la provincia se presenta como un importante polo educativo, con más de 10 Universidades y una estimación de más de 200.000 estudiantes, convirtiéndose en una apuesta tentadora para los demás actores dada su alta densidad de capital intelectual y profesional. Hay que tener en cuenta que varias instituciones educativas tienen campañas para la sensibilización de oportunidades y formación, junto con programas para el desarrollo de competencias en innovación y emprendedurismo, por lo que estudiantes y profesionales no son ajenos a las potencialidades que presenta la provincia. Podemos encontrar como actores destacados a la Universidad Siglo 21, Universidad Blas Pascal y la Universidad Nacional de Córdoba. Algunas de ellas incluso, más allá de la sensibilización, han puesto en marcha instituciones para la incubación y gestación de emprendimientos bajo su seno.

El territorio cuenta con instituciones consolidadas de la nueva industria del conocimiento, capacitadas para preparar el camino a recorrer y desarrollar las competencias necesarias para hacerlo. Las llamadas Incubadoras, colaboran en la gestación del proyecto para maximizar su potencial y mejorar las probabilidades de éxito, pueden incluir el aporte de espacios físicos, capacitaciones y asesoramiento. Aquí este rol es cumplido por instituciones como Córdoba Technology Cluster, DoingLabs o la FIDE, entre otras.

Dentro de este ecosistema también podemos encontrar instituciones que buscan emprendimientos en el proceso ya de desarrollo y consolidación, que tengan una visión intertemporal y requieran de un incremento en su crecimiento. El objetivo de las Aceleradoras es incrementar y consolidar el valor de emprendimientos, canalizando fondos privados y públicos para escalar en su desarrollo. Ejemplo de ello en la provincia son Alaya Capital Partners e Incutex.

Los inversores tienen un papel fundamental en este juego, si bien estos pueden tener su origen fuera de la provincia e incluso del país, conforman el Ecosistema Emprendedor una vez que eligen radicarse. La clave es lograr las condiciones y el marco propicio para que se generen fuerzas centrípetas hacia el ecosistema: Ambiente dinámico en innovación, escasa incertidumbre, gobernanza y redes de actores como incubadoras, aceleradoras y agencias del desarrollo. Los inversores pueden diferenciarse según su grado de participación y momento del ciclo en el que participa. A grandes rasgos podemos distinguir entre Inversores Ángeles: Aportan capital, experiencia, conocimiento y contactos; Venture Capital: Invierten en StartUps más desarrolladas y buscan crecer y acelerar su modelo; Crowdfunding: Financiación colectiva que suele hacerse de manera on line y por el mismo emprendedor; y Capital Semilla: Aportan en la etapa más inicial del proyecto (Insider, 2018).

Las Agencias de desarrollo o Agencias Públicas de Fomento a la Innovación y el Emprendimiento que menciona el Banco Interamericano de Desarrollo, son nuevas instituciones que forman parte de la industria del conocimiento, la innovación y el desarrollo de competencias, se consideran piezas claves del estado emprendedor (BID, 2018). Estas agencias se encargan de incentivar el ecosistema emprendedor, brindar posibilidades a aquellos proyectos que puedan quedar fuera de foco al no ser de interés para el sector privado en una primera instancia, ya sea por su naturaleza o por su riesgo, y traducir las políticas públicas de innovación en programas y herramientas para los actores involucrados.

En Córdoba desde hace casi dos años viene trabajando la Agencia Córdoba Innovar y Emprender, que si bien puede englobarse dentro del ente que propone el BID, tiene una particularidad y es que se conformó como una Sociedad de Economía Mixta. Es una sociedad entre el Estado y el Sector Privado, con un directorio que busca ser la institucionalización de lo que se denomina Triángulo de Sábato (Modelo de política científico-tecnológica ), conteniendo rectores de Universidades, referentes del sector privado y Ministros de gobierno, sumando también en este caso una participación por el Ecosistema Emprendedor Córdoba, el cual es un conjunto de más de 40 instituciones y organizaciones que buscan promover el emprendedurismo en la provincia.

El objetivo de la Agencia como ente plurisectorial, es colaborar con el desarrollo de la innovación y el emprendedurismo en Córdoba. Para llevar a cabo esto se han puesto en marcha programas para Aceleración, Incubación y Vinculación. Para dimensionar la asistencia de la agencia, en 2017 se anunció, en el marco del programa Córdoba Incuba, que otorgarían $18 millones a lo largo de 3 años a diferentes Incubadoras de Córdoba para que ayuden en la gestación de proyectos de alto impacto.

Como ejemplo de la articulación de todos estos actores podemos tomar el caso de la aceleradora Incutex que en 2018 anunció que pondrá 1 Millón de USD para invertir en diferentes proyectos emprendedores de base tecnológica. La suma del fondo está conformada por contribuciones del sector privado cordobés y de otras provincias, junto con el aporte del programa Córdoba Acelera de la Agencia Córdoba Innovar y Emprender y el Fondo de Aceleración del Ministerio de Producción de la Nación.

Recientemente se dio a conocer el caso de la Startup cordobesa Kilimo, una plataforma que utiliza información satelital, climática y datos del campo para que mediante Big Data pueda preverse el riego óptimo para cada tipo de cultivo. La empresa fue fundada hace 4 años,y en Abril de 2018 se dio a conocer que mediante inversiones había logrado una capitalización de 850 mil USD. Hoy trabaja monitoreando cultivos en Argentina y los Estados Unidos y está buscando expandirse hacia Chile. Este golpe de inversión fue posible por dos aceleradoras, Xpand Ventures y Alaya Capital Partners, junto con la Agencia Córdoba Innovar y su programa Córdoba Acelera.

Para llevar a cabo el desembarco en el país vecino, ahora Kilimo deberá preparar su estrategia de internacionalización para estar en condiciones de competir con empresas como la Chilena Instacrops, quien también participa en el rubro y cuenta con presencia en Chile, Colombia, Argentina y México.

En tiempos de vorágine innovativa como los actuales, la existencia de un Ecosistema Emprendedor sano y fuerte puede ser la clave para alcanzar ventajas competitivas en las industrias locales, pero no solo eso, es condición necesaria para participar ya no solo en los eslabones tradicionales de la producción, que cuentan con escaso aporte en las cadenas de valor, sino para hacerlo en las instancias del proceso productivo que son más lucrativas, los extremos de la llamada “Curva de la Sonrisa”, fases que otorgan mayor valor agregado, como el diseño y el desarrollo, la distribución y logística y los servicios post-venta.

Fuente: Dedrick y Kraemer (1998). Asia’s Computer Challenge: Threat or Opportunity for the United States and the World? New York: Oxford University Press.
Fuente: Dedrick y Kraemer (1998). Asia’s Computer Challenge: Threat or Opportunity
for the United States and the World? New York: Oxford University Press.

Todo esto permitiría modernizar las industrias locales y a la vez comenzar a transitar un cambio en la estructura del comercio de Córdoba, incentivando el fortalecimiento de sectores más especializados y menos consolidados y de cualquier emprendedor con visión disruptiva.

El ecosistema debe prosperar y los actores deben potenciar sus relaciones, mejorar los canales y maximizar los beneficios de la interacción, pensando en el salto cualitativo que puede lograr en la producción contar con una plataforma estable y coordinada para el desarrollo emprendedor.

NOTAS RELACIONADAS
Sobre Cristián Savid 4 Artículos
Estudiante avanzado de Relaciones Internacionales en la Universidad Siglo 21. Asistente de proyectos en la Fundación CEIC.