El papel de los gobiernos locales en el cumplimiento de la agenda 2030


Desafíos Transnacionales

La agenda 2030 para el desarrollo, surge después de esfuerzos de todos los niveles de gobierno, adoptada por los miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas con las premisas de mejorar las condiciones de las personas, el planeta y la prosperidad, así como implementar la paz y la justicia en los diferentes territorios del planeta.

Es una agenda que incluye los ámbitos económico, social y ambiental, englobados en 17 objetivos y 169 metas, priorizando la erradicación de la pobreza como factor fundamental para alcanzar el desarrollo sostenible. Estos objetivos y el orden de prioridad en los que se en listan surgen de las consultas con diferentes sectores, de los diferentes países participantes, así como las recomendaciones de actores preponderantes en la esfera internacional.

Esta agenda, a pesar de no ser vinculante para los Estados miembros que la circunscriben, ha ganado una gran importancia para los gobiernos centrales y los gobiernos subnacionales, ya que en esta agenda, los actores al interior de los países han jugado un papel de gran importancia, ya que la proximidad de los gobiernos locales a la ciudadanía y por tanto a los problemas que se pretenden resolver en esta agenda, los asentamientos humanos, urbanos o rurales han ganado la importancia para implementar la agenda en su territorio y con su población.

Como parte de los compromisos de la agenda está, que cada Estado es responsable de su riqueza, actividades económicas y recursos, por lo cual cada uno fijará sus metas nacionales, apegadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, alineados a su Plan Nacional de Desarrollo, medirá los avances al interior y evaluará las acciones emprendidas para el cumplimiento de esta agenda.

Los gobiernos locales han impulsado diversas iniciativas, con la finalidad de incidir en las decisiones de la construcción de los marcos de gobernanza global, en los que destaca la sensibilización de estos actores, como los entes de toma de decisiones más próximos a la ciudadanía, así como los encargados de los territorios donde se desarrollan las problemáticas que pretenden ser solucionadas.

La principal justificación y las problemáticas más comunes que atender es el crecimiento urbano en los últimos años, el cual no ha sido de manera ordenada, generando el crecimiento de barrios desfavorecidos de la dinámica urbana.

Cabe desatacar que, a partir de la identificación de estos problemas y la búsqueda de soluciones entre pares, estos territorios y la movilización de sus sectores, surge el objetivo número 11 el cual centra a las ciudades y a los asentamientos urbanos en el desarrollo sostenible, la premisa de este objetivo es hacer territorios seguros, inclusivos, resilientes y sostenibles. Debido a la movilización y a las campañas que emprendieron los gobiernos locales, las asociaciones y la comunidad urbana, se generaron movimientos impulsados por las principales redes trasnacionales de gobiernos subnacionales, capaces de incidir en la agenda y hacer valer su voz, frente a una agenda de la organización de las naciones Unidas.

Todos los objetivos y metas contemplan el papel de los gobiernos locales y regionales en la consecución de la agenda, como catalizadores y principales implementadores y responsables políticos de la agenda de Desarrollo Sostenible.

El papel de las redes que han logrado constituir las ciudades y sus gobiernos entre ellas a nivel global, es un logro que permite tener la incidencia y la fuerza para la actuación de estos actores en la arena internacional. Actualmente, dada la configuración política internacional, consecuencia de fenómenos tales como la globalización e interdependencia, se ha permitido la participación de actores no tradicionales en las relaciones internacionales en la búsqueda del desarrollo de los territorios y sus poblaciones.

Es así como desde lo local se ha generado una visión global para la solución de problemáticas que se replican en las ciudades o asentamientos urbanos alrededor del mundo, dependiendo de las circunstancias particulares, estrategias o motivaciones de cada lugar, lo que incita la actividad de estas ciudades en la construcción de marcos de gobernanza global desde la implementación de políticas públicas locales, que puedan ser replicadas en otros lugares del mundo o bien implementar casos exitosos que solucionaron problemáticas comunes.

Es así como la agenda de desarrollo sostenible promueve el lema “Que nadie se quede atrás” y da la pauta para la participación multidimensional y multidisciplinar para la consecución de la misma, buscando crear alianzas y mecanismos de cooperación entre los diferentes actores de la esfera internacional que permita alcanzar las metas y los objetivos, permeando hasta el nivel más cercano a las problemáticas y las soluciones realmente sean legítimas y duraderas, debido al reconocimiento y apropiación de estas por parte de los individuos, empresarios, gobiernos locales, regionales y nacionales.

*Por César David Rivas Suárez, estudiante de la Maestría en Relaciones Internacionales de los Gobiernos y Actores Locales de la Universidad de Guadalajara – México
NOTAS RELACIONADAS